CAMBIO DE TEMPORADA

Ay de ti si te enorgulleses, porque marchitarás la gloriosa hermosura que he puesto sobre ti. Te he puesto en un valle fértil en lo más alto de la montaña. Yo estoy juzgando sobre toda la tierra esta flor marchita  (orgullo). No madures antes del tiempo de cosecha. Esa flor marchita de su gloriosa hermosura,... Seguir leyendo →

PUERTAS ABIERTAS

Mantente unido a mi para que pueda ser liberado mi mensaje a través de ti en todo tiempo, nuevos mensajes del reino se librarán a través de ti, dalos a conocer y mantén firme la libertad que te he dado.  Porque te he hecho mi embajador, un hijo lleno de mi favor a quien le... Seguir leyendo →

ESCRIBIENDO EN EL POLVO

En mi corte aprenderás muchos más misterios de los que se te han enseñado, ven y aprende de mi.  Al creerte diferente a los demás por tu conocimiento solo lograrás corromper tu corazón. Ven en humildad a recibir del único verdadero. Junto a mi comprenderás que todo pecado es pesado por igual en mi balanza.... Seguir leyendo →

EL VERDADERO AMOR

Las muchas palabras no llenan mi corazón, puedes hablar en lenguas angelicales y aun así estar muy lejos de mi, pues mis dones son irrevocables. Los dones son dados por mi gracia, no por tus obras. Tu fruto hablará más que todo el conocimiento que puedas adquirir sobre mi. Tu fruto mostrará el verdadero avance... Seguir leyendo →

LA COBERTURA

En todo deberás imitar a mi hijo Jesucristo. ¿Quién era su protección sino Yo?.  Así como yo era su protección, Él es la única cobertura que debe haber sobre tu cabeza, ¿acaso hay otro con mayor poder que yo? ¿acaso crees que un ministerio entregado por mi mismo es más grande que yo?  Claro que... Seguir leyendo →

LA SEMILLA

Te saludo a ti que eres amante de mi amor y de mi hijo Jesucristo. Por medio de ti escribiré a mi Iglesia en quien he puesto la semilla de mi palabra para influir en las naciones. Mis amados, a los que creen en mi hoy les digo: cuando en el horizonte solo vean las... Seguir leyendo →

RECOGE EL HACHA

Un día, los miembros de la comunidad de los profetas le dijeron a Eliseo: Como puede ver, el lugar donde ahora vivimos con usted nos resulta pequeño. Es mejor que vayamos al Jordán. Allí podremos conseguir madera y construir un albergue. ―Bien, vayan —respondió Eliseo. Pero uno de ellos le pidió: ―Acompañe usted, por favor,... Seguir leyendo →

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑